Abriendo camino al dropshipping

A lo largo de #Grow Up! descubrimos que cada negocio tiene sus particularidades y puede configurar sus escenarios de venta de acuerdo con las necesidades que mejor se adaptan a sus características. Aprendimos que la situación de crecimiento exponencial demanda que marcas, distribuidores y sellers hagan e-commerce y den el primer paso hacia su transformación digital. En esta oportunidad, hablemos del dropshipping.

 

¿De qué hablamos cuando decimos “dropshipping”?

Se trata de un tipo de venta en el que los sellers o vendedores minoristas no tienen la necesidad de alojar los productos que comercializan en su tienda, sino que los pedidos del cliente y la dirección de entrega al consumidor final son trasladados al distribuidor para que pueda hacerse cargo de despachar de manera directa. Si se realiza dropshipping, las entregas siempre son realizadas en nombre del vendedor. En el caso de los minoristas, serán ellos quienes lleven adelante la relación con el consumidor final. Hablamos de dropshipping como una solución que surge de acuerdos comerciales y – en el caso de Aleph Solutions – gracias a la digitalización de las cadenas comerciales que inician su camino de e-commerce digitalizando el catálogo de productos.

Este modelo permite a las marcas desplegar tiendas online de manera rápida y sencilla. Con su implementación pueden optimizarse procesos de logística y costos de abastecimiento, acelerar tiempos de envío a compradores, permitir la venta de todo el catálogo de productos generando mayores oportunidades de vender sin realizar grandes compras. Gracias a las facilidades ofrecidas al desplegar dropshipping, la red de vendedores conformada puede enfocarse en captar y fidelizar nuevos clientes

 

blog-dropshiping-04

Este mapa nos permite visualizar que si, por ejemplo, un seller que comercializa neumáticos recibe una compra de 1 producto que no aloja en su tienda puede derivar (en forma automática) el pedido a su distribuidor/proveedor. De esta manera, el distribuidor será el encargado de preparar el pedido para luego realizar la entrega al consumidor final. De esta manera, los sellers pueden publicar y vender los productos que no poseen pero que igualmente llegarán a manos de su comprador.

Cuando se configuran los escenarios de negocios dentro de un modelo de venta indirecta, existen múltiples opciones entre las que una marca puede tomar decisiones. Las marcas comparten la necesidad de cumplir sus objetivos de vender cada día más y esto puede lograrse atendiendo a múltiples variables entre las que destacamos el precio y el stock.

Sobre el stock: Toda empresa (tenga muchos o pocos SKU’s) posee un porcentaje de productos que se denominan de “alta rotación” (entre un 20-30% de su catálogo). De la misma manera, el porcentaje restante tiene poca demanda, son de media o baja rotación (el 70-80% del catálogo). Este escenario abre la posibilidad de vender productos que no se encuentran en las tiendas de los sellers, sino en el depósito/almacén de la marca. Al realizar dropshipping, las marcas están ofreciendo una solución que facilitará la compra a sus consumidores y la experiencia positiva a la hora de comprar online genera un reaseguro necesario que afianzará a los clientes a la marca.

Stock exclusivo: Otro escenario posible que consideramos importante mencionar es el de los “productos premium”. Dentro del 70-80% del catálogo que llamamos de media o baja rotación, hay marcas que incluyen productos especiales o exclusivos. Estos últimos difícilmente sean comprados por los vendedores minoristas pero bien pueden ser publicados en sus sitios de e-commerce.

Desafíos solucionados por el dropshipping. desplegar una estrategia de e-commerce, las marcas desean conocer dónde se ubican sus productos. Como destacamos en #CatáloGO! la confección del catálogo digital de productos da comienzo a un proceso de mejora continua en el que la información de esos productos puede ser visualizada con facilidad a través de reportes e indicadores.

Ahora bien, este proceso también puede ser acompañado por el reaseguro de que todo ese catálogo de productos sea publicado por toda la red de vendedores en múltiples marketplaces. Gracias al dropshipping, se evade la problemática de que los vendedores minoristas no tengan stock de productos en sus depósitos. Este es un desafío frecuente porque los sellers pueden no contar con el espacio o dinero suficientes, pero también puede ocurrir que desconozcan toda la oferta del catálogo. En cualquiera de los casos mencionados, decimos que ofrecer dropshipping es una solución porque genera facilidades para sortear estos inconvenientes mencionados.

Sobre el precio: Si bien no es algo estrictamente relacionado con el dropshipping como sí lo son las políticas sobre stock, se trata de una variable fundamental que los compradores observan con detenimiento en sus búsquedas. Las marcas pueden elegir entre políticas de precios fijos, variables o adoptando márgenes para su ejército de (re)vendedores. La diferencia entre el precio mayorista y el precio minorista será lo que obtenga de beneficio el vendedor minorista.

 

¿Cómo pueden beneficiar el dropshipping a las marcas o distribuidores?

En nuestros contenidos de #GrowUP! destacábamos la importancia de hacer e-commerce y explicábamos por qué las marcas deben ser las encargadas de liderar la estrategia.

Las marcas son las encargadas de poner recursos a disposición para que crezca el ecosistema en el que se encuentra toda su cadena comercial. Ofrecer soluciones en cuanto a creación de catálogos, logística y distribución es lo que acercará a un ejército de (re)vendedores a comercializar sus productos, llevando la venta indirecta de cada negocio al siguiente nivel. En este proceso, las marcas pueden aumentar sus publicaciones en múltiples marketplaces pero también crecer teniendo en cuenta nuevos horizontes. Para una marca, el dropshipping puede ser la posibilidad de disponibilizar sus productos en nuevas regiones en las que ni imaginaba venderlos (CBT)

¿Cómo pueden beneficiar el dropshipping a los sellers?

El dropshipping es, en múltiples aspectos, una puerta abierta. Como decíamos previamente, en el sentido de comenzar a vender productos que no se encuentran en la propia tienda del seller. Es el camino de comenzar a vender el stock total de productos que se encuentra en el catálogo. Pero también se trata de una facilidad en cuanto al dinero que disponen los vendedores minoristas para comprar más modelos de productos.

Basta con imaginarse una pequeña tienda que comercializa los productos de una marca grande y que no cuenta con el espacio suficiente en su tienda física para alojar tantos productos. Además, son los sellers quienen conocen cuales son los productos de mayor rotación y de esta forma pueden comenzar a negociar con la marca que tipo de producto disponibilizar en el stock propio y cuáles funcionan mejor para una estrategia de dropshipping, en cualquiera de los escenarios elegidos.

---

Si bien es posible que en este proceso aparezcan nuevos desafíos, cada uno de ellos cuenta con soluciones. Desde #AlephSolutions acompañamos a las marcas a realizar su pasaje al universo online sorteando estos “obstáculos” con tecnología, materiales, asesoramiento, capacitaciones, contenidos y mucho más. Si aún no lo hiciste, te invitamos a dar el primer paso en tu estrategia de e-commerce creando un catálogo digital de productos. ¿No sabés cómo? Descargá gratis nuestro e-book de CatáloGO! y te explicamos cómo sumergirte en el universo del comercio electrónico.